Destacado por el Editor

“Ruge, Leona, ruge”

“Ruge, Leona, ruge”

Por Daniel Rivera Vargas / drivera2@elnuevodia.com, 11/06/2012 - 8:16am

Javier Dávila madrugó ayer en su natal Yabucoa para estar en Bayamón a las 7:00 a.m. y participar de la multitudinaria asamblea del Partido Nuevo Progresista (PNP) celebrada en la Ciudad del Chicharrón.

“Fue un éxito. Hubo la convocatoria, la asistencia, estaba bien concurrida. Mucha juventud, sobre todo”, expresó Dávila, quien fue a la actividad con tres miembros de su familia.

El hombre de 40 años fue uno de cientos, quizás miles, de novoprogresistas, que llegaron al cónclave identificados con las agencias de gobierno en que trabajan. Dávila es empleado de Hacienda y explicó que de esa agencia se contabilizaron unos 115 empleados.

Entre las dependencias gubernamentales con mayor presencia también estaban Familia, Assmca y hasta el Canal 6. Muchas incluso tenían carpas en las afueras del coliseo Rubén Rodríguez, para vender comida y regalar propaganda relacionada con la Palma.

Los alcaldes penepés también llevaron sus grupos. El de la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez, fue uno de los que más se hizo sentir, pues gritaban -rugían, quizá, por tratarse de ponceños- a la menor provocación.

“Ruge, leona, ruge”, decía una y otra vez el animador Michael Ayala sobre Meléndez.

Mientras unos madrugaron, otros llegaron ya con la asamblea a todo vapor, como fue el caso de José Colón, de Guaynabo, quien a sus 75 años llegó a las 11:00 a.m. y pagó el precio de caminar bastante, porque tuvo que dejar su auto en un centro comercial. “Extraordinaria. Es una actividad bien concurrida. En otras ocasiones ha sido el mismo entusiasmo. Estuvo lleno por dentro y por fuera”, dijo Colón.

De Guaynabo fueron quizá algunas de las figuras más llamativas de la asamblea, pero no por su color, sino por su sobriedad. Con ropa negra y boinas del mismo color, a la usanza típica de los nacionalistas puertorriqueños, llegó la avanzada de Héctor O’Neill.

“Este es el uniforme”, dijo un miembro de esa avanzada sobre la ropa. Muchos de ellos aplaudieron muy poco en los discursos oficiales.

Todos llegaron ayer a un ruidoso y multicolorido coliseo con capacidad para 12,000 personas y que ayer lucía lleno. De hecho, hubo gente que se quedó fuera.

La fiesta novoprogresista terminó con un espectáculo de luces, música, humo y confeti tras un animado mensaje del gobernador Luis Fortuño, que tuvo como curiosa coprotagonista una mariposa. “Déjala volar libre”, tuvo que decir sobre el insecto que lo obligó a interrumpir su discurso.

El gobernador fue precedido por un emotivo vídeo donde alcaldes prominentes de la Palma eran el hilo conductor de una defensa de su administración. El gran ausente de ese vídeo fue O’Neill, aunque fue uno de los que más aplausos arrancó en la actividad.

Entre las iniciativas curiosas, estuvo la participación de un grupo de porristas del representante Ángel “Gary” Rodríguez, que lograron encontrar espacio para hacer algunas piruetas. Una vez más, el representante llevó a su gente en el “Gary bus”, esto en alusión a las conocidas “party bus”.

A las afueras de la cancha, llegaban una tras otra las guaguas escolares. Había algo de tapón vehicular en las entradas del complejo deportivo desde dos horas antes de que comenzara la actividad y filas en algunas estaciones del Tren Urbano, como en la Rafael Martínez Nadal. En cambio, otras, como Bayamón y Hato Rey, estaban vacías.

“Anda pa’l cara, llenamos el coliseo”, dijo el secretario general, Omar Negrón.

Una y otra vez, figuras penepés aludían a la asistencia -dijeron que la asamblea popular del Westin Rio Mar solo podía ubicar 2,000 personas- ya desde el micrófono o desde las redes sociales. Ese fue el caso del secretario de Estado, Kenneth McClintock, que bajo el tema de asistencia a asamblea del Partido Popular puso en Twitter una foto de cuatro gatos.


ComentariosLogin / Registrarse